Actualidad Lo mas reciente Salud Tendencias 

 El auge del fitness en Colombia

Por: Maria Alejandra Castillo

 Hay una conciencia generalizada de la importancia del ejercicio si todas las comunidades tienen un gimnasio donde las personas pueden hacer ejercicio y entender más acerca del funcionamiento del cuerpo humano.

Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de métodos de salud, fitness, programas y recursos, la población en general nunca había sido tan sedentaria. Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud indica que al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud, a pesar de la próspera industria de la salud y el fitness.

Los niveles de inactividad física son elevados en prácticamente todos los países desarrollados y en vía de desarrollo. Según la OMS, en los países desarrollados, más de la mitad de los adultos tienen una actividad insuficiente. En las grandes ciudades de crecimiento rápido del mundo en desarrollo la inactividad es un problema aún mayor. La urbanización ha creado varios factores ambientales que desalientan la actividad física, como, la superpoblación, el aumento de la pobreza, aumento de la criminalidad, la gran densidad del tráfico, la mala calidad del aire, la inexistencia de parques, aceras e instalaciones deportivas y recreativas.

Sin embargo, existen datos y fuentes que demuestran todo lo contrario. Según la International Health, Racquet & Sportsclub Association (IHRSA, por sus siglas en inglés, la entidad que reúne a los gimnasios y clubs deportivos a nivel global) hasta julio de 2015, en Colombia operaban unos 1.500 gimnasios, de los 160.000 que existen a nivel global. Esto es el 0,93 por ciento del total mundial. Con esta cifra, el país es el tercer mercado más grande en población de Latinoamérica.

Por su parte, Precor, una multinacional que importa equipos, dice que Colombia ocupa el cuarto lugar en América Latina en número de establecimientos y afiliados. El gerente comercial de Gym Shop Colombia, Michel Somford, sostuvo entre tanto que el mercado local es clave para los fabricantes de aparatos ‘fitness’ en América Latina, pues además de ocupar el cuarto lugar de la región en número de locales y usuarios, la cultura de la práctica va en ascenso.

También se estima que la facturación anual de los gimnasios locales está entre 500.000 y 550.000 millones de pesos, y crece año tras año. La firma Inversiones en Recreación y Deporte y Salud (Inverdesa), que tiene como marca principal a Bodytech, es el líder del mercado y en el 2014 registró ingresos operacionales por 157.553 millones de pesos, con un crecimiento de 32,2 por ciento, frente al 2013, cuando tuvo 119.124 millones de pesos.

Con más de 140 sedes ubicadas en Colombia (75), Perú (18) y Chile (48), y más de 280.000 clientes, Bodytech es la segunda compañía de gimnasios más grande en América Latina. Desde su fundación en 1997 la compañía ha experimentado un importante crecimiento en la región y un aumento sostenido de sus ingresos en un 20% anual en los últimos años.
Bodytech ha construido más de 20 gimnasios por año, en los últimos 2 años y seguirá con este proyecto el próximo año. En Barranquilla, construyó la sede más moderna de la ciudad en el parque Washington.

Entre tanto, la franquicia noruega Nordic Fitness abrió en 2015 un gimnasio de 1.000 metros cuadrados en Bogotá y tiene como meta llegar a 20, en el 2018. En febrero del mismo año, también abrió su primer local en el país, más exactamente en Bogotá, la franquicia estadounidense Orangetheory Fitness, con una inversión de 1,5 millones de dólares.

El gerente de la franquicia Orangetheory Fitness, Daniel Espinosa, afirma que es natural pensar en Colombia para invertir. “La cultura del fitness se ha venido acentuando y hoy, a pesar de no ser el mercado de mayor tamaño, es el que viene creciendo más rápido”. La apuesta de la marca para el 2020 es tener al menos 15 locales en el mercado nacional e invertir una suma aproximada de 8 millones de dólares.

Entre las marcas foráneas que están analizando entrar al negocio de los gimnasios en Colombia están las españolas BF+Fit, Altafit Gym Club, BubaGym y VivaFit, que tienen entre sus objetivos abrir unos 150 establecimientos, aunque los anuncios no se han concretado. Anytime Fitness, también de origen norteamericano, es la otra cadena que quiere llegar al país. Esta marca se caracteriza, entre otros, por abrir 24 horas y entregar llaves del local a los afiliados.

Otra razón del crecimiento del fitness en Colombia, es la motivación. Según Julian Molina, entrenador personalizado de Bodytech, la gente simplemente está motivada para mover su cuerpo y recuperar la salud. Además actualmente existen muchas máquinas que ayudan a la gente para lograr sus objetivos, lo cual facilita aún más el proceso. Máquinas para todo, desde construir el músculo y la fuerza para lucir bien, hasta para la rutina de estiramiento, además, hoy en día la gente le agrega vitaminas y suplementos, ayudas para estar saludable y en forma, asegura el entrenador.

De todas maneras, no basta con hacer ejercicio, la buena alimentación también hace parte del paquete. “Comer sano y limpio es un estilo de vida, no una dieta, es comer los alimentos en su estado natural lo más posible, es enfocarse en contar más nutrientes que calorías, aprender a comer lo que tu cuerpo necesita. Este estilo de vida se puede adaptar a la meta que tengas, bien sea perder grasa, mantenerse e incluso aumentar masa muscular” asegura Sascha Barboza, coach de nutrición fitness más conocida como Sascha Fitness.

En Colombia, la gastronomía fitness es un negocio que se está conquistando, “las personas están dejando hábitos tradicionales alimenticios y ahora son más conscientes de su salud y bienestar”, asegura Carolina Lorduy, directora ejecutiva de la Cámara de Alimentos de la Andi. Las cifras del año 2015 del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) demuestran que del 100% del gasto de los hogares, 25% significan compras de ingredientes de un menú fitness, en consecuencia, Lourdy también dice que el sodio, azúcar y grasas saturadas, son nutrientes que las grandes empresas productoras de alimentos están reduciendo en los productos que le ofrecen a sus clientes dada la tendencia de la comida saludable.

En el país, cada vez es más frecuente encontrar un restaurante que ofrece los alimentos orgánicos como alternativa a los platos a base de ingredientes procesados. De hecho, desde junio de 2013 a la fecha, el gigante canadiense de la comida saludable “Freshii” llegó a seis ciudades del país; entrando por Barranquilla pasando por Medellín, Bogotá, Bucaramanga, hasta llegar a Cali y Pereira. El resultado ha sido hasta el día de hoy nueve franquicias en restaurantes de la marca de alto nivel que continúa en expansión.

Por otra parte, no solo multinacionales del nivel de Freshii, ven en el mercado colombiano una oportunidad de negocio, chefs independientes como Juan Diego Vanegas, fundador de Fitness Food Solutions empezaron haciendo domicilios en la capital del país anunciando sus platos por redes sociales como Instagram, y han aprovechado que los menús de este tipo son aclamados por los comensales colombianos. “Antes no era fácil decirle a una persona que pague el doble que un plato ejecutivo ordinario, pero poco a poco lo vieron más que un gasto, como una inversión al bienestar de su cuerpo”, explicó Vanegas.

Y es que los beneficios que se obtienen al preferir una dieta fitness, representan “una rutina y limpieza en el organismo. Un plato bien elaborado sabe poner en la balanza los nutrientes necesarios para mantener un cuerpo agradable”, dice la nutricionista de la Universidad de Los Andes, Russie Vélez.

Otros como el reconocido chef Mark Raush, consideran que la comida fitness “es aburrida y tediosa”. Quizás estos menús para muchos no son agradables, aunque “generan su propio nicho” como lo considera Guillermo Botero Nieto, director de Fenalco.

Es un mercado que merece ser explorado pues aunque ofrece diferentes formas para adelgazar o mantener una dieta adecuada, en Colombia por cada cuatro personas con sobrepeso, tan solo una es consciente del problema. Además, en el país según las estadísticas día a día incrementa el número de habitantes con kilos de más. En consecuencia las dietas alimenticias que ofrecen bajas calorías y garantizan buena alimentación, se convierten en una solución para estos individuos, esto genera que el nicho de comida sana sea grande.

Lo cierto es que Colombia ya está en la tendencia y ofrecer estos nuevos menús representa un negocio rentable y apetitoso para quienes quieren aprovechar este auge que va en crecimiento.

Foto: www.colombia.com

Noticias Relacionadas

¡Déjanos tu opinión!

¡Gracias por comentar!