En la calle 41b con carrera 8A se encuentra una enigmática edificación de estilo neorepublicano con detalles de arquitectura marroquí.
La casa era el eje de una hacienda que integraba desde territorios hoy ocupados por los barrios Las Palmas, El Campito, La Unión, la Alboraya y La Victoria, hasta sectores más apartados como la Ceiba, La Sierrita, Carrizal, El Bosque y La Esmeralda.
Durante los años 70's y 80's el inmueble funcionó como escuela y sus alumnos recuerdan sentir presencias extrañas y ruidos raros que procedían de túneles subterráneos que datan del año 1626 y que eran utilizados para fines macabros.
Según datos oficiales los hacendados del castillo respondan al apellido Rondón y eran españoles Mestizados.
Según datos oficiales los hacendados del castillo respondan al apellido Rondón y eran españoles mestizados.
Según los vecinos del sector, entre la 1 a 3 a.m. se escucha pasar un caballo corriendo a toda marcha en las inmediaciones del denominado castillo; según  muchos se siente cuando entra a los cuartos y se escucha como si tomara agua.
Gritos y personajes fantasmales han sido vistos rondando por el castillo, cuyos vecinos han aprendido a convivir con los hechos paranormales que a diario ocurren en cercanías al edificio.
Entre los fantasmas del castillo se han logrado identificar a una mujer de blanco que pasea por el patio y los antiguos jardines, a un hombre pálido cuya expresión de dolor deja petrificado a quien lo ve y a un moro barbudo que usa turbante y a quien los vecinos han apodado "Kalimán."