Cine La Claqueta Lo mas reciente Opinión 

Blade Runner 2049: de replicantes, hologramas y otros demonios

Por: Maria Isabel Ospina

Blade Runner 2049, dirigida por Denis Villeneuve basándose en la primera adaptación, Blade Runner , que fue estrenada en 1982 por el director Ridley Scott, a su vez adaptación de la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick.

Tomemos algo en cuenta antes de empezar: Blade Runner 2049 es la continuación de Blade Runner. Es decir, 2049 tiene en cuenta la misma línea dramática que dejó la terminación de la anterior. Aunque una sea -digámoslo así- la parte dos, ambas películas entregan y tienen significados diferentes. Por lo demás, ambas cintas toman como referencia “Alien” del mismo Ridley Scott y “2001: Odisea al Espacio” de Stanley Kubrick, tan solo para mencionar algunos títulos del séptimo arte que también narran el futuro del ser humano.

La película puede emplazarse en el género neo-noir y de ciencia ficción, con marcada tendencia estadounidense, pero dirigida por el franco-canadiense Denis Villeneuve, conocido por trabahos como “Incendies”, “Prisoners”, “Sicario” y”Arrival”. Estrenada en el mes de octubre, Blade Runner 2049 fue escrita por Hampton Fancher y Michael Green.

El argumento gira alrededor de un nuevo “Blade Runner”,un  replicante llamado K (Ryan Gosling), ubicada treinta años después de la película original en la distópica ciudad de Los Angeles. El agente K, luego de allanar un lugar, encuentra los restos de una mujer replicante que cierto tiempo atrás estaba embarazada lo cual, en apariencia, es imposible. Para evitar una posible guerra en el mundo, K es obligado a guardar silencio y se le encarga secretamente encontrar al niño. El agente debe destruir toda la evidencia que se relaciona con él, pero esto lo lleva a descubrir que este niño y él están vinculados de alguna manera con el desaparecido ‘Blade runner’ Deckard (Harrison Ford).

La gran incógnita era si Denis Villeneuve podía superar una de las mejores películas de ciencia ficción de la historia. Claramente el término “superar” podría conllevar una discusión bastante compleja, pero al menos se puede asegurar que Villenueve ha logrado llegar al mismo nivel, tratándose de una película que ha sorprendido de muchas maneras a los cientos de fans de la primera entrega de Ridley Scott.

Muchos aspectos son los que resaltan a simple vista en este filme, como lo son la fotografía, la musicalización, el montaje y los efectos especiales, los cuales sin lugar a dudas, mantienen una estética ya propuesta en la primera entrega. Villeneuve cumple su propósito, entonces, el cual es, como se ha dicho, poder realizar y actualizar una de las películas que han marcado la historia del cine.

En el momento en que el espectador se sienta en la sala para esperar que empiece la película, es probable que se haga muchas imágenes de cómo será todo, y, claro, preguntarse de antemano si este film logrará ambientar también los escenarios de la distópica Los Angeles. De principio a fin las sorpresas son constantes, sobre todo con la gran fotografía que tiene esta película. Roger Deakins lo logró. La ambientación de cada uno de los escenarios de la película y la calidad de la imagen en que la muestran son categóricos. Cada una de las secuencias, escenas y planos tienen una belleza única, tanto así que la línea secuencial de la historia pasa a un segundo plano.

Los efectos especiales son utilizados completamente en función a la historia.

 

Música fuera de este mundo

Otra de las características resaltadas en la película es la excelente musicalización. En la medida en que  las extraordinarias imágenes creadas por Villeneuve y Roger Deakins avanzan, son acompañadas por la música electro de Hans Zimmer. La música te transporta a otro universo. Cada vez que se acerca una acción dramática fuerte, la música sube de decibeles dándole así un carga dramática aún más densa. En este aspecto se tomó como referencia -incluso casi igual por momentos- la musicalización de Blade Runner compuesta por Vangelis.

Por otro lado, el montaje y los efectos especiales de esta película proponen unas ciertas críticas a la sociedad, sin dejar aun lado la trama de la historia. El gran trabajo de Joe Walker de mostrarnos una puesta en escena combinada con master shots y one scene-one shot, nos hace adentrarnos mucho más en la historia. Vemos la soledad y el desespero de nuestro protagonista y el poder y corrupción de otros. Así mismo las actuaciones excelentes de Ryan Gosling, Harrison Ford, Robin Wright , Ana de Armas y Jared Leto, cumplen su propósito de plasmar las contradicciones del mundo habitado por humanos y androides.

Los sonidos, la fotografía y el guion son algunas de las pistas que la audiencia debe analizar, mas allá de la taquilla que, según los números del estudio, no fue la esperada. Al igual que un Blade Runner, habrá que encajar todas las piezas para poder ver esta obra y su persistencia en el tiempo casi como las lagrimas en la lluvia que derramó en su escena final el replicante de la Blade Runner de Ridley Scott.

Blade Runner 2049 termina siendo una aventura que nos lleva a pensar sobre el futuro, la tecnología y la vida del hombre en la tercera roca del sol.

Agente Deckard en ambas películas.

Lo bueno: Ver a Harrison ford, el respeto por la misma línea musical, la dirección de fotografía de Roger Deakins.

Lo malo: Jared Leto, que no solo aparece poco en la película, sino que sus escenas son reducidas y bastante planas. Además, el poco público asistiendo a las salas de cine. Es necesario ver la primera entrega de Ridley Scott para poder ingresar en el universo propuesto en esta segunda parte.

Noticias Relacionadas