Actualidad Lo mas reciente 

Las palabras del hijo de Daphne Caruana Galizia, la periodista asesinada este lunes en Malta

Fotografías: Reuters

A partir de  la filtración de los Panama Papers, Daphne Caruana Galizia investigó y probó los distintos nexos que distintos estamentos del poder en Malta tenía con paraísos fiscales

Daphne Caruana Galizia tenía 53 años cuando este lunes, a escasos metros de su casa en la población de Bidnijia, una bomba explotó en un carro que había alquilado. De sus 53 años de vida, la mujer nacida en Sliema, al norte de la isla mediterránea, dedicó  29 a su labor como periodista, iniciada en la edición dominical del Times of Malta.

A pesar de haber estudiado Arqueología en la Universidad de Malta, la dedicación de Caruana al periodismo era total, al punto de que en su blog, Running Commentary (haga click para entrar a la página)  mantenía un flujo de trabajo constante con el cual no solo denunciaba las problemáticas de su corrupción país (acentuadas en los últimos años) sino también de toda Europa.

El hijo de la periodista maltesa, Matthew Caruana, participó en el equipo de investigadores que dio a conocer al mundo detalles de los distintos paraísos fiscales diseminados alrededor del mundo, que involucraban grandes figuras globales, como jefes de estado, ejecutivos de empresas y hasta figuras del deporte y el entretenimiento, bajo el nombre “Panama Papers”.

Escena del atentado. Foto: Reuters

 

A su vez, basada en esta investigación, la misma Daphne hizo parte de otra pesquisa periodísticas denominada “Malta’s Papers” la cual demostró cómo la isla se ha ido convirtiendo en un paraíso fiscal, acosado por la corrupción y la impunidad. A raíz de esta labor, Caruana recibió múltiples amenazas hasta que ayer se convirtió en la primera periodista asesinada por su trabajo en la historia del país mediterráneo.

El Primer Ministro de Malta, Joseph Muscar, a quien Caruana había acusado de distintos delitos durante los años recientes, rechazó su asesinato, denominándolo un ataque a la libertad de prensa.

 

This is a spiteful attack on a citizen and freedom of expression. I will not rest until justice is done. The country deserves justice -JM

— Joseph Muscat (@JosephMuscat_JM) 16 de octubre de 2017

 

Daphne Caruana Galizia estaba casada y tenía 3 hijos. En su último escrito publicado en ‘Running Commentary’ había comentado una acusación de difamación realizada por el jefe de gabinete del Primer Ministro maltés en contra de un opositor, debido a una serie de comentarios por relacionados con la corrupción de la isla. Las últimas palabras del texto comentaban: “Hay sinvergüenzas dondequiera que mires. La situación es desesperada”

Esta es la publicación realizada por Matthew Caruana Galizia, hijo de Daphne Caruana: 

 

“Mi madre fue asesinada porque se interpuso entre el estado de derecho y aquellos que intentaron violarlo, así como lo han hecho muchos periodistas fuertes. Pero también fue atacada porque ella era la única persona que lo hacía. Esto es lo que sucede cuando las instituciones del Estado están incapacitadas: la última persona que queda es a menudo un periodista. Lo que la convierte en la primera persona muerta.

Nunca lo voy a olvidar, corriendo alrededor del infierno en el campo, tratando de encontrar una manera de abrir la puerta, la bocina del auto aún sonando, gritando a dos policías que aparecieron con un solo extinguidor de incendios. Me miraron fijamente. “Lo siento, no hay nada que podamos hacer”, dijo uno de ellos. Miré hacia abajo y estaban las partes del cuerpo de mi madre a mi alrededor. Me di cuenta de que tenían razón, era inútil. “¿Quién está en el auto?”, Me preguntaron. “Mi madre está en el auto. Ella está muerta. Ella está muerta debido a su incompetencia.” Sí, la incompetencia y la negligencia que resultó en un fracaso para evitar que esto sucediera.

Lamento ser tan gráfico, pero así es como se ve la guerra, y deben saberlo. Este no fue un asesinato ordinario y no fue trágico. Trágico es alguien atropellado por un autobús. Cuando hay sangre y fuego a tu alrededor, esa es la guerra. Somos un pueblo en guerra contra el Estado y el crimen organizado, que se han vuelto indistinguibles.

Unas horas más tarde, mientras ese payaso del Primer Ministro estaba haciendo declaraciones al parlamento sobre una periodista que pasó más de una década demonizando y acosando, uno de los sargentos de policía que, se supone, investiga su asesinato, Ramon Mifsud, publicó en Facebook: “¡Todos obtienen lo que se merecen, estiércol de vaca! Me siento feliz :)” Sí, aquí es donde estamos: un Estado de la mafia donde ahora puedes cambiar tu género en tu tarjeta de identificación (¡gracias a Dios por eso!) pero donde serás destrozado por ejercer tus libertades básicas. Solo para las personas que se supone que te han protegido para que lo celebren. ¿Cómo llegamos aquí?

El gobierno de Malta ha permitido una cultura de impunidad. Al Primer Ministro de este país le resulta poco cómodo decir que “no descansará” hasta que se encuentre a los perpetradores, cuando encabeza un gobierno que alentó esa misma impunidad. Primero llenó su oficina de delincuentes, luego llenó a la policía de delincuentes e imbéciles, luego llenó las cortes con delincuentes e incompetentes. Si las instituciones ya fueran funcionales, no habría asesinato para investigar, y mis hermanos y yo tuviéramos una madre.

Joseph Muscat, Keith Schembri, Chris Cardona, Konrad Mizzi, el Fiscal General y la larga lista de comisionados de policía que no tomaron ninguna medida: son cómplices. Son responsables de esto.”

Noticias Relacionadas