Actualidad Eco Punto Lo mas reciente Punto Urbano 

Lavando y despilfarrando: el desperdicio de agua en los lavaderos de carros

Por: Julieth Myles y Mateo Fiorentino

80 litros de agua son desperdiciados diariamente por cada carro lavado.

Los lavaderos de carros en Barranquilla, el año pasado, desperdiciaron en promedio 80 litros de agua por cada vehículo lavado. Lo curioso es que para esta actividad no existe ningún tipo de control. Algunos propietarios de lavaderos lo hacen ejecutando un sistema de autorregulaciones, como afirma Joel Novoa, uno de los administradores de un lavadero de carros en el norte de la ciudad: “Ya la parte de economizar y de cuidar corresponde a cada quien, en otros lavaderos implementarán la misma estrategia”.

Las entidades públicas encargadas de controlar esta situación no aplican medidas contundentes. Parece no importarles el derroche de un servicio tan costoso en la ciudad. Por eso, vemos que un centenar de establecimientos dedicados a esta actividad comercial siguen en su festín de malgasto.

En el 2017 continúa el desperdicio

En un lavadero de carros, en el norte de la ciudad, se lavan más de 100 carros diarios, unos 3000 carros mensuales aproximadamente. Lo que podría marcar si nos adherimos a las cifras, 8000 litros de agua despilfarrados cada día. No existe ningún tipo de control sobre el agua utilizada por cada vehículo. “Ni la Alcaldía ni la Triple A tienen algún tipo de control o restricción con estos establecimientos’’, expresó la secretaria del lavadero.

Además, ellos afirman que pagan sus impuestos de manera regular y que, con respecto al consumo de agua, estos pagan el recibo que les llega mensualmente. El despilfarro del agua en este tipo de establecimientos es monumental.

La Triple A manifiesta que en los lavaderos se instala un medidor como a cualquier predio, la empresa les toma lectura y les hace seguimiento para que no haya irregularidades del servicio.

Por otra parte, pese a que no tiene algún tipo de restricción, la entidad recomienda que cada establecimiento tenga que hacer un control interno para tener un gasto racional. Los barranquilleros no ahorran con tal de tener limpio su vehículo. Usuarios fueron consultados acerca de este tema y esto respondieron: “En mi posición me gusta tener mis cosas limpias, ordenadas. Ya eso no depende de mí en realidad”, acotó José Barros, propietario de vehículo y cliente frecuente de los lavaderos. “Pienso que es un mal necesario porque igual todas las personas usan los carros”, dijo Fabio Jiménez, que también visita semanalmente los lavaderos.

En Barranquilla los lavaderos de carros siguen sin control y aunque los establecimientos implementan estrategias para evitar el derroche del agua, continúa el malgasto sin límites de este preciado líquido.

Noticias Relacionadas