Especiales EL PUNTO Visita del Papa 

San Pedro, Cartagena, el Papa y nuestra historia

Las mismas calles en las que se movían los esclavos siglos atrás serán el escenario que visitará el Papa Francisco este domingo.

En medio de la espera, alrededor de la iglesia del “esclavo de los esclavos”, San Pedro Claver, se siente emoción y tensión. Algunos creyentes tienen grandes expectativas frente a la visita de Bergoglio, mientras que para los no católicos será un día más. Sin embargo, la mayoría espera que el 10 de septiembre, después de que el Papa recite el Ángelus en la ciudad, algo mejore.

Juan Camilo Díaz, director de comunicaciones de la Conferencia Episcopal Colombiana, menciona que “cada ciudad de la visita tiene su razón de ser y cada espacio escogido se da por lo que representa; todos reúnen al país, argumenta, porque el Papa no solo estará físicamente en las cuatro ciudades elegidas –Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena– sino en toda Colombia”.  Evidentemente la pregunta es, entonces: ¿cuál es el motivo de la visita a Cartagena? Una primera respuesta es que, hoy, 9 de septiembre se celebra el día de San Pedro Claver, quien dedicó su vida a la defensa de las minorías, de los esclavos y de los derechos humanos.

Cabe mencionar que el Papa Francisco es el tercer sumo pontífice de la iglesia católica que visita Colombia. Hace 49 años en agosto de 1968 llegó por primera vez al continente americano el Papa Pablo VI, cuya visita duró tres días; 18 años después, en julio de 1986, el Papa Juan Pablo II estuvo en el país durante siete días. Ahora el Papa Francisco está en Colombia para una visita destinada a durar cinco días, durante los cuales ha visitado tres de las ciudades mencionadas previamente, antes de dedicar el quinto día a su paso por Cartagena.

Con la llegada del Sumo Pontífice a este país, su rol a favor de la paz en Colombia queda explícito. Nuestra guerra de más de cincuenta años está llegando a su fin y este cese de derramamiento de sangre colombiana cuenta con la bendición papal. La Iglesia católica, sin duda, le apuesta a la paz entre las guerrillas y el Estado colombiano. La presencia del Papa reconfortará a algunas víctimas y a otras les dejará su mensaje de misericordia y reconciliación.

Dentro de sus banderas papales, Bergoglio se ha concentrado en la familia y la persona. Por lo tanto, los cartageneros esperan que el Papa haga una lectura de la realidad sufrida de Colombia, para que su mensaje se aleje de esa irracionalidad del bipartidismo de antaño y de la polarización política de ahora. La fe del creyente necesita refrescarse y el máximo líder de la iglesia católica viene para motivar a su pueblo, pero no desde el mensaje opresor y sesgado que hizo estallar el odio entre paisanos, sino desde la honestidad digna anhelada por todas las personas que lo esperan con el ánimo intacto.

Volviendo con Juan Camilo Díaz, merece la pena señalar que, según él, Francisco escogió su visita a Cartagena debido a su devota admiración por la labor de San Pedro Claver, pues encuentra muchos puntos en común en la lucha a favor de las minorías y los derechos humanos que el jesuita español libró por los cartageneros en el siglo XVII. Y efectivamente, esos dos temas deberían estar presentes en el mensaje que Bergoglio le dará a una ciudad de contrastes, donde los ricos y los pobres viven, pero no conviven.

Ya se podrá analizar después lo que dejó su visita, pero antes de su arribo a Cartagena, es justo escuchar a algunos descendientes de los esclavos que ayudó San Pedro Claver. Ellos, ya sin cadenas, nos cuentan sus historias.

Noticias Relacionadas