Lo mas reciente Pidiendo vía 

Carta abierta a José Néstor Pékerman

Barranquilla, 22 de agosto de 2017

Admirado profesor:

Asunto: ChaTeo en Barranquilla para la clasificación a Rusia

Sea esta la oportunidad para felicitarlo, de antemano, por su cumpleaños número 68. El próximo 3 de septiembre usted celebrará con su familia y sus amigos una nueva vuelta al sol. Sobra decir que los futboleros colombianos deseamos que pase el mejor de los cumpleaños, justamente porque sabemos que si usted está sonriente a dos días de enfrentar a Brasil en Barranquilla, es porque nos fue bien en la siempre aguerrida tierra venezolana.

Por mi parte, le agradezco infinitamente el trabajo realizado. Su destreza como timonel de nuestra Selección es incuestionable. Todavía recuerdo cuando desafió a la mejor generación chilena de toda la historia en su primer año como seleccionador nacional. Y fue en septiembre, un 11 de septiembre de 2012 para ser exactos. Después de jugar un excelente primer tiempo en suelo chileno, la injusticia del fútbol marcó que nos debíamos ir derrotados al descanso: 1 – 0.

Del camerino volvió el equipo con más ganas y con un cambio que calló todas las críticas que lo señalaban como técnico amarrete. Usted salió al todo o nada. Dejó en el banco al amonestado y último gran capitán, Mario Yepes, para incluir a un hombre que antes de gatear, aprendió a gambetear: Juan Guillermo Cuadrado. El resto fue historia. La zurda del 10, en ese entonces creador del Porto, empató el partido con un magistral tiro libre que Bravo todavía busca. James tenía 21 años y mostró destellos del enorme Mundial que haría. Luego, Aldo dejó mano a mano a un Tigre intratable y lo dimos vuelta. Chile se descuadernó y Teo, como siempre, sin afanarse, escribió con su pierna izquierda el 1 – 3.

Hazañas de estas hay muchas, en las cuales su sapiencia es irrefutable. Mantener a Yepes en el Mundial a pesar de su edad y de las críticas. Incluir a Juan Fernando Quintero como alternativa pese a su juventud. Honrar la trayectoria de Mondragón. Aprovechar el mejor momento de Cardona, Marlos y Sebastián Pérez. Y, últimamente, respaldar a Armero cuando pasaba el momento más difícil de su carrera. Todo esto lo hace un cerebro del fútbol. Mal haría yo en atreverme a sugerirle una formación para los dos partidos que vienen. Aquí usted es el que sabe y decide. Sin embargo, espero que entienda el amor que este hincha profesa por su Selección; el cual, lo lleva al irrespeto de sugerirle que en Barranquilla contra Brasil: Chará y Teo, si el esguince se lo permite, sean titulares.

No opino del planteamiento en Venezuela, ni de los otros nueve jugadores que deben acompañar, en el Metro, a esta dupla que suma 12 goles en la Liga y que se dedica a bailar defensas como pasatiempo favorito. Desde El Pibe y el Bombardero Iván René no había una dupla tan exitosa en La Arenosa. Y seguramente de “pequeñas sociedades” usted sabe más que nadie. Por eso, solo le ruego que escuche esta voz, pues esos dos ya demostraron que son inmunes a la humedad de Barranquilla. Sus presentes son superlativos. Corren todo el partido y desde el pitazo inicial hacen sufrir a las defensas rivales.

Lo anterior, es una gran ventaja, porque si se logra un gol tempranero, Brasil la tendrá cuesta arriba, pues remontar un partido de visitante en la Eliminatoria Sudamericana siempre es muy difícil, pero será muchísimo más complejo cuando el fervor de la hinchada haga hervir el Metropolitano, mientras Chará y Teo se fusionan para crear lo que en las tribunas se corea como el “ChaTeo”. Allí, el orden de los factores no altera el triunfo. Primero el vallecaucano se viste de asistidor y luego el de La Chinita le devuelve atenciones, o viceversa. El resultado siempre es el mismo: Junior gana, gusta y golea en Barranquilla, resta ponerles la tricolor y dejarlos jugar.

Finalmente, debo aclarar que no soy numerólogo, ni nada que se le parezca. Pero el recuerdo de septiembre de 2012 con Chile en Santiago, dando vuelta a un partido con categoría, su cumpleaños 68 y el ya histórico 5 de septiembre de 1993 en su patria, mismo día que jugaremos en este 2017 contra Brasil, son señales para creer en un septiembre redondo y de posible clasificación a Rusia. La fórmula, hasta ahora infalible, debe ser la del “ChaTeo”.    

Sin más por el momento, profesor Pékerman, le reitero, con el corazón amarillo en la mano, mi saludo fraterno.

Feliz cumpleaños, feliz septiembre y éxitos de clasificación.

Atentamente,

Farouk Caballero Hernández

 

Noticias Relacionadas