Cultura Uninorte 

Karelyn y Sabina, las artífices de ‘Te olvidé’

Por: Juan José Jimenez

Te olvidé es de esas canciones que escuchas y tienen el sello del Carnaval de Barranquilla. Generaciones pasan, pero Te Olvidé no pasa de moda, porque es de las melodías que escuchas en cualquier baile de Carnaval y que sigue siendo tarareada por los nativos de esta región del país.

Esta canción es tan popular, que más de cinco décadas después de que la letra llegara a manos del maestro Antonio María Peñaloza, las estudiantes de Comunicación Social y Periodismo de la Uninorte Karelyn Arteaga y Sabina Blanco deciden hacer el documental Te olvidé: una historia inolvidable.

El trabajo audiovisual, que cuenta la historia detrás de la melodía, es hoy ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en la categoría de Periodismo Joven. El proyecto surge desde el laboratorio de experimentación audiovisual de la Universidad del Norte, UNI5TV.

Karelyn Arteaga es una joven de 20 años, nacida en Barranquilla, pero casi toda su vida ha vivido en el municipio de Malambo (Atlántico). Se considera una apasionada por contar historias a través del lenguaje audiovisual. Entre sus principales inclinaciones en la realización están los documentales y la reconstrucción de historias. Para ella, esta es una forma de construir un mejor futuro. También es amante de la ficción, las historias sociales y retratar las realidades que no son contadas.

La idea de hacer ‘Te Olvidé’ nace en medio de una conversación en un café del centro comercial Buenavista. En la búsqueda de ideas para postular una crónica al Premio Ernesto McCausland surge la posibilidad de contar una historia referente a alguna canción significativa para el Carnaval de Barranquilla. Así fue como eligieron ‘Te Olvidé’, y de esta manera, emprender un arduo trabajo de investigación, que consistiría en conseguir entrevistas y material de archivo que ayudaría a la realización de esta pieza audiovisual.

Para Karelyn, lo más difícil a la hora de llevar a cabo este proyecto fue conseguir el material de archivo y algunas entrevistas de personas que ya habían fallecido, lo cual los obligó a tener que buscar material pre-grabado en otros documentales o crónicas. “La labor fue ardua para conseguir este material, porque eran 60 años de carnaval. Fue difícil, pero al final logramos un buen resultado”, señaló.

Por su parte, bajo la dirección de este trabajo también estuvo Sabina Blanco, una joven de 19 años, estudiante de sexto semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Norte, se declara una chica inquieta por contar historias, muy emprendedora y disciplinada con cada proyecto que se propone. Entre sus pasiones dentro del periodismo y la realización audiovisual está la investigación, porque siempre quiere buscar más allá de lo que se puede apreciar a simple vista.

sabina-blanco

Sabina Blanco en sus labores periodísticas.

Al igual que Karelyn, Sabina Blanco afirma que el trabajo de conseguir el material de archivo no fue sencillo, y que con la ayuda de varias fuentes y organizaciones pudieron llevarlo a cabo. “Empezamos desde lo más básico, que eran las entrevistas. Contamos con la ayuda de la Cinemateca del Caribe, de Telecaribe, de Rafael Bassi, un investigador musical que entrevistamos, y la fundación Patrimonio Fílmico de Bogotá nos mandaron un material que tuvimos que remasterizar”, aseguró la joven de sexto semestre de Comunicación Social.

El documental ya había participado en otros festivales, en categoría de documental y categoría periodística. Siempre habían estado aspirando a algún premio. Sin embargo, para las ganadoras, el Premio Simón Bolívar ha sido una sorpresa, algo que no estaba entre sus planes.


“Esto significa que uno está para hacer cosas más grandes, cuando tu obtienes un premio de estos, reflexionas y te das cuenta que es un impulso y hay muchas más ganas de seguir contando. Es muy placentero para uno tener un premio como este”, manifestó.

Karelyn Arteaga también manifestó su alegría por este gran logro. “No pensé que pudiéramos conseguir algo tan importante como un Simón Bolívar. Dan ganas de seguir contando historias, de seguir reconstruyendo memoria histórica. Nosotros como jóvenes comunicadores debemos apostarle a nuevas narrativas que enganchen al espectador”.

Por último, concluyeron con un mensaje claro para todos los nuevos realizadores que, como ellas, tienen la pasión de contar historias. “Mi mensaje para todos los jóvenes, es que si tienen una idea, no esperen estar en cuarto o quinto semestre para llevar a cabo sus proyectos. Esta es una carrera apasionante, hay que despertar ese espíritu creativo que uno como ser humano tiene”, afirmó Sabina Blanco. Mientras que Karelyn dejó en claro que “esto es un camino difícil, porque contar historias no es fácil, pero es algo que vale la pena seguir. La pasión por contar va en el alma y va en esas ganas de aportarle a la sociedad”.

Este documental también contó con la participación de las estudiantes Laura Díaz, Gloria León  (Producción) y Laura Muriel en  (grabación de Voz en Off). Todo un equipo que con su esfuerzo y dedicación llevó a cabo un documental que es merecedor del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, en la categoría de Estímulos al Periodismo Joven, un reconocimiento que busca premiar los mejores trabajos de los jóvenes que apenas comienzan su profesión.

Noticias Relacionadas